logredca.jpg (3240 bytes)
redcahor.jpg (2013 bytes)

PROXIMO EVENTO REDCAHOR   Congreso Regional de Poscosecha y Agroindustria de las Hortalizas. Marzo 2000, San José, Costa Rica.  Mayor información: Tel (506) 216-02-58 Email: redcahor@iica.ac.cr

ACCIONES MIP EN HORTALIZAS

Evaluación de la asociación maíz-chile para el manejo de Anthonomus eugenii en Nicaragua

Carmen Gutiérrez*

 

Resumen Resultados y discusión
Introducción Análisis económico
Materiales y Métodos Literatura consultada
Manejo del cultivo

 

 

Resumen

El chile dulce o chiltoma (Capsicum annum) es una hortaliza de gran consumo en Nicaragua y en otros países de América Central, donde se cultiva principalmente para su comercialización como fruto fresco. La principal plaga de este cultivo es el picudo (Anthonomus eugenii) el cual causa pérdidas hasta de 100%. Este insecto ha sido tradicionalmente controlado mediante plaguicidas, pero los resultados no son satisfactorios por su hábito de desarrollo dentro del fruto. El objetivo de este trabajo fue determinar el efecto de la asociación maíz-chile sobre la población del picudo. Se evaluaron tres tratamientos: chile con barrera de maíz en el borde, chile con hileras de maíz intercalado y chile en monocultivo. Las variables evaluadas fueron número de adultos en botones florales, número de larvas, pupas y adultos en frutos caídos y rendimiento del cultivo. Las poblaciones de picudo (adultos, larvas, pupas), tanto en botones florales como en frutos caídos fueron menores en las parcelas que estuvieron asociadas con maíz, hasta la primera cosecha lo cual coincidió con la floración del maíz, en comparación con el monocultivo, en una proporción de 5:1. Al terminar la floración del maíz, las poblaciones de picudo se incrementaron hasta en 30% en parcelas asociadas con ese cultivo y en 90% cuando estaba en monocultivo. Los mejores rendimientos se obtuvieron en las parcelas asociadas con maíz (6516,69 kg/ha con barrera de maíz, 5842,22 kg/ha con maíz intercalado) en comparación con 3595,26 kg/ha del monocultivo. El costo-beneficio para cada tratamiento fue de US$1,29 con barrera de maíz, US$1,13 con maíz intercalado y US$0,72 con monocultivo.

 

Introducción

El chile dulce ó chiltoma (Capsicum annum L.) es una hortaliza de gran consumo en Nicaragua y en toda América Central, rica en carotenos, vitamina C y minerales. En la región se cultiva principalmente para su comercialización como fruto fresco.

El cultivo es susceptible a diferentes organismos fitoparásitos, los cuales pueden presentarse en diferentes etapas fenológicas del cultivo, pero durante la fructificación es más susceptible al ataque de plagas. El insecto plaga más importante de este cultivo es Anthonomus eugenii Cano (Coleoptera: Curculionidae), conocido en Nicaragua como el picudo de la chiltoma ó chile dulce. En varias zonas de producción de ese país, los agricultores lo consideran el problema más serio, porque puede causar pérdidas hasta de 100%.

A. eugenii es una especie nativa de las regiones secas y cálidas de Mesoamérica; y es considerado plaga en el sur de Estados Unidos, América Central y algunas islas del Caribe, causando la caída prematura de los frutos y reduciendo el rendimiento hasta en 50% en plantaciones comerciales y 90% en parcelas experimentales sin manejo. Este insecto también ataca el chile jalapeño (Capsicum frutescens L.) y entre sus hospedantes están la berenjena y algunas malezas del género Solanum.

El daño se inicia en los botones florales, donde el insecto oviposita. Posteriormente, los botones florales y los frutos infestados pueden caer al suelo.

Esta plaga se ha controlado con insecticidas sintéticos, pero no se han logrado resultados satisfactorios debido a que el insecto se desarrolla dentro del fruto. La falta de control eficaz del picudo ha ocasionado que muchos agricultores reduzcan sus áreas de producción. Por tanto, es necesario buscar métodos de control alternativos que eviten ó reduzcan los daños causados por A. eugenii.

En este sentido, el MIP permite combinar diferentes técnicas de manejo, entre las que están las prácticas culturales, como el uso de barreras, cultivos asociados que constituyen una opción para reducir el uso de plaguicidas.

La diversidad de plantas presentes en el campo pueden afectar en forma diferente la población de insectos en un cultivo porque implican un cambio en el microclima, lo cual dificulta la orientación del insecto por acción física (barreras) ó por efectos químicos (feromonas, kairomonas, etc.) y en algunos casos beneficia las poblaciones de insectos benéficos que disminuyen la presión de la plaga en el cultivo principal.

El objetivo de este trabajo fue determinar el efecto de la asociación de chile-maíz sobre la población de A. eugenii.

 

Materiales y Métodos

El trabajo se realizó en el Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CNIA) del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), en Managua, Nicaragua en la época de primera de 1998. Managua ubicado a 60 msnm, con temperatura promedio de 26,5°C, y precipitación media de 900 mm. Se evaluaron tres tratamientos y para cada uno se hicieron cinco repeticiones, cada una constituida por cinco puntos de recuento.

Los tratamientos fueron: T1: chile con tres hileras de maíz como barrera en el borde de la parcela. T2: chile más maíz en franjas, 3 hileras de chile + 1 hilera de maíz y T3: monocultivo.

El área experimental total fue de 3528 m2, el área de cada tratamiento fue de 1176 m2 (28 x 42 m) y 46 hileras por tratamiento.

Las variables evaluadas fueron: número de picudos desde la primera flor hasta la segunda cosecha (determinado mediante recuentos semanales en 5 estaciones de 10 plantas cada una, para un total de 50 plantas por tratamiento), número de larvas, pupas y adultos en los frutos caídos (se recolectaron 20 frutos caídos semanalmente) y rendimiento del cultivo.

 

Manejo del cultivo

Semillero. Al suelo se le agregó cal en dosis de 230 g/m2, la distancia de siembra utilizada fue de 10 x 2,2 cm. El semillero se regó diariamente y se hicieron recuentos para determinar la incidencia de mosca blanca y enfermedades.

Trasplante. Se realizó a los 45 días después de la germinación (DDG), en un lote regado previamente. La distancia de siembra fue de 30 x 60 cm, se fertilizó usando 520 kg de fórmula completa 12-30-10/ha a los 2 días después del trasplante (DDT). También se aplicó fertilización nitrogenada, en dosis de 130 kg de urea/ha, a los 25 y 45 DDT. A los 25 y 45 DDT se eliminaron las malezas manualmente. La siembra del maíz en hileras se realizó una semana después del trasplante, utilizando la variedad NB-6. En el tratamiento convencional se aplicó Karate.

Se realizaron análisis de varianza y las medias se compararon mediante prueba de Duncan.

 

INDICE