Artículo completo   Opciones para el manejo del picudo negro del plátano


Desea suscribirse a la versión electrónica (texto completo e imágenes) de la Revista Manejo Integrado de Plagas. SUSCRIBASE ahora mismo!
Suscríbase

HOJA TECNICA

Opciones para el manejo del picudo negro del plátano



Manuel Carballo!

Introducción Conclusiones y recomendaciones
Opciones para el manejo del picudo Literatura citada
Control biológico

 

Introducción

 

Figura 1. Adulto del picudo negro del plátano.

El picudo negro (Cosmopolites sordidus Germar) es el insecto plaga más limitante del plátano y el banano a nivel mundial (Sirjusingh et al. 1992, Trejo 1971). Hay informes de la presencia de este insecto en prácticamente todos los países productores de plátano del mundo en regiones tropicales y subtropicales. Su diseminación se debe principalmente al hombre, dado que su capacidad de dispersión es muy limitada (Vilardebo 1960).


Los huevos de este insecto son blancos, de forma cilíndrica y su tamaño es de aproximadamente 1,8 x 0,7 mm; su periodo de incubación es de 3-12 días (Cárdenas 1983). La larva es blanca, apoda y ovalada con la parte abdominal ensanchada, cabeza amarillenta y mandíbulas fuertes. El ciclo de vida de la larva varía entre 10 y 165 días, con un promedio de 70 días para América Central (Montellano 1954). La pupa joven es blanca y presenta todas las características externas del adulto (Lara 1970); este estado dura de 4 a 22 días. Al emerger el adulto presenta una coloración rojiza que se torna pardo oscuro o negro (Fig. 1), su tamaño varía pero se estima que es de 11-14 mm de largo y 4 mm de ancho en la base de los élitros (Trejo 1971). Este autor afirma que el picudo negro es de hábitos nocturnos y de movimientos lentos, rehuye a la luz y es muy sensible a los cambios de temperatura, siendo inactivo a temperaturas menores a 18° y mayores a 40° C; el picudo es favorecido por la humedad.

 

Figura 2. Daño producido por el picudo negro del plátano.

El daño es ocasionado por la larva, que al alimentarse dentro del rizoma, produce perforaciones que destruyen el sistema radical de la planta (Fig. 2), debilitándola de tal manera que puede volcarse fácilmente (Segura 1975). Los túneles producidos en el rizoma, permiten la entrada de microorganismos que causan pudriciones, acelerando la destrucción de la planta. Así mismo, el daño al cormo causado por la larva, impide que las yemas vegetativas se desarrollen y por lo tanto, no hay emisión de brotes, lo que ocasiona que el período de vida de los cultivos sea menor.


En la región del Caribe, incluyendo Florida y América Central, las pérdidas que ocasiona esta plaga en los cultivos son del 30 al 90% en áreas excesivamente infestadas (Arleu y Neto 1984, Peña et al. 1990).

El control de esta plaga se basa, principalmente, en el uso intensivo de insecticidas, lo cual causa efectos negativos, como inducción de resistencia, emergencia de plagas secundarias, reducción de las poblaciones de insectos benéficos, así como problemas ambientales y de salud humana, lo que aunado al incremento en los costos de desarrollo de nuevos plaguicidas, hace que los países busquen alternativas de manejo del picudo como el control biológico.

 

 

Opciones para el manejo del picudo

Figura 3. Trampa disco de cepa.

Prácticas culturales

El control de esta plaga mediante prácticas culturales incluye el uso de semilla sana. El material de siembra debe estar pelado para remover los nematodos, los huevos de picudos y exponer los túneles cavados por la plaga. El tratamiento de la semilla con agua a 55 ºC por 20 minutos da buenos resultados.

 

Las plantaciones nuevas deben iniciarse en sitios libres de residuos del cultivo (plátano o banano). Si se va a sembrar en un área donde existía una plantación, es necesario desenterrar los rebrotes y cortar los rizomas en piezas y distribuirlos sobre el suelo para secarlos; no obstante, debe esperarse al menos un año para establecer la nueva plantación. Otra práctica recomendada es la siembra profunda de la semilla, se recomienda a 30 cm.

 

Figura 4. Trampa disco de cepa modificada

También se han usado diversos tipos de trampas, como un método eficaz para la captura de la plaga (Castaño-Parra 1989). Algunas trampas probadas son: a) semicilíndrica la cual consta de un trozo de seudotallo de unos 40 cm de longitud dividido en dos partes longitudinales que se colocan en el suelo, cerca a la planta y con el lado de corte hacia abajo.

b)"sandwich", consta de dos rodajas o secciones de seudotallo de unos 15 cm de longitud cada una, colocadas una encima de la otra, previa limpieza del suelo. c) disco de cepa (Fig. 3), a una planta cosechada anclada en el suelo se le hace un corte transversal u oblicuo a 20-30 cm del suelo y sobre el corte se coloca una rodaja de seudotallo de 10 a 15 cm de longitud y d) disco de cepa modificado (Fig. 4), similar a la anterior pero en lugar del corte transversal u oblicuo, se hacen dos cortes inclinados o en bisel hacia adentro y encima se coloca un trozo de seudotallo con la misma forma.

 

Unidad de Fitoprotección. CATIE. Turrialba, Costa Rica.  Correo electrónico: mcarball@catie.ac.cr



INDICE