AGROFORESTALES EN AMERICA

Gonzalo de las Salas Flores:
Perspectiva de la agroforestería Colombiana

Luis Meléndez, Sara Workman 2

 

Gonzalo de las Salas nació en Colombia en 1942. Estudio en la Facultad de Ingeniería Forestal en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas en donde se graduó de Ing. Forestal en 1965. Posteriormente obtuvo su maestría y doctorado en la Universidad de Göttingen, Alemania en 1973, en ecología forestal y suelos en el Valle Medio del Magdalena, estudiando el reciclaje de nutrientes y los efectos de la agricultura de roza, tumba y quema en fincas de pequeños productores.

Dentro de su experiencia profesional se ha distinguido como docente en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, en la carrera de Ing. Forestal. Fue Director de la Corporación Nacional de Investigaciones Forestales (CONIF), Colombia, dirigió la Red Latinoamericana de Asistencia Técnica en Sistemas Agroforestales de la FAO. Fue Profesor Investigador del Programa de Recursos Naturales del CATIE, uno de los programas pioneros de Agroforestería en América Latina. Ha sido consultor privado en diferentes organizaciones en África, Europa y América.

En la actualidad se desempeña como Investigador Asociado en la Universidad Distrital de Caldas en Colombia, donde imparte cursos relacionados con sistemas agroforestales, silvicultura y ecología forestal y brinda asesoría a estudiantes en sus proyectos de investigación. Es miembro del Grupo de trabajo de IUFRO en sistemas agroforestales.

 

¿Como ha sido el desarrollo de la agroforestería en Colombia?

Colombia es un país muy diverso en ambientes, climas y culturas. En cada región se pueden identificar diferentes organizaciones, tanto privadas como estatales que realizan actividades con componentes agroforestales. En la zona cafetera por ejemplo, se ha realizado mucha promoción para incluir el componente arbóreo y manejarlos como sistemas agroforestales (SAF); en el Valle del Cauca el CIPAV realiza importantes investigaciones sobre sistemas silvopastoriles; en el Valle Medio del Magdalena algunas empresas privadas han establecido ensayos agroforestales para integrar las comunidades a la recuperación de bosques secundarios. Otras Instituciones como CORPOICA, Corporinoquia y corporaciones autónomas regionales de desarrollo, con el apoyo de Organizaciones Internacionales (BID, BANCO MUNDIAL, CATIE) desarrollan proyectos agroforestales, pues se han dado cuenta que la agroforestería representa una opción distinta, una forma integral de utilizar la tierra, para darle mejores opciones al productor y recuperar terrenos degradados por usos inapropiados como la ganadería extensiva. Hoy en día se realizan propuestas para aplicar en forma masiva estas técnicas en las áreas afectadas por la siembra de cultivos ilícitos. Esta iniciativa tiene enormes ventajas ya que podría recuperar extensas zonas deforestadas, ofrece opciones ecológica y económicamente sostenible para cientos de campesinos en muchas regiones de Colombia.

En las Universidades también se han realizado esfuerzos importantes para incluir cursos sobre SAF en carreras agronómicas o forestales, inclusive en instituciones de enseñanza agropecuaria de nivel medio. En la Universidad de Nariño se ofrece una carrera que gradúa ingenieros agroforestales con cinco años de duración. Ahora bien, aunque los SAF han "tomado" la cátedra, los beneficios habrá que medirlos directamente en las fincas de los productores. A pesar que los SAF ofrecen ventajas comprobadas, se ha observado que funcionan mejor con pequeños productores, que requieren aumentar su eficiencia productiva. Nosotros los técnicos debemos identificar los SAF más apropiados para cada región en general y para cada productor en particular.

¿Cuales han sido las limitaciones más importantes para desarrollar la agroforestería en Colombia?

El desarrollo de los SAF se ha visto limitado por varios factores:

a) La potrerización del país como consecuencia de la tala del bosque primario o intervenido, para habilitarlo en la siembra de cultivos de pan llevar (subsistencia). Es conocido que después de varios años de cosechas, la tierra pierde su fertilidad natural; entonces el colono busca otra sección del bosque para talar, dejando los terrenos abandonados o los vende a bajos precios dejándolos en manos de ganaderos, quienes acaban por convertir todo el terreno en pasturas, sin importar la aptitud de la tierra. Esta situación es generalizada en todo el Trópico Americano.

b) Un inadecuado ordenamiento territorial realizado con base en una reforma agraria aprobada en 1961 y aun vigente, que estimula la tala del bosque para que los productores puedan obtener sus títulos de propiedad. Cuando los técnicos promovieron los SAF, estas formas de manejo no tuvieron aceptación entre los productores, porque la norma legal amparaba la conversión de los terrenos con remanentes de bosque a cultivos agrícolas como requisito para la adjudicación de títulos de propiedad.

c) La violencia ocasionada por la guerrilla y otros grupos al margen de la ley han hecho que muchos productores emigren a las ciudades en busca de mayor protección, hecho que ocasiona graves problemas sociales incluyendo el aumento de los cinturones de miseria; entonces, aunque existan programas y recursos, no hay gente que desee poner en peligro su vida. En ocasiones, cuando existen los programas se ha observado poca regularidad de los técnicos, debido en parte a la gran movilidad en las instituciones, poca continuidad en los programas y genera mucha incertidumbre entre los productores.

d) Finalmente, falta una actitud practica por parte de las instituciones gubernamentales. En muchos de los SAF recomendados para pequeños productores ya existen paquetes tecnológicos para garantizar el éxito, pero falta voluntad política para ofrecer créditos con bajas tasas de interés, trasladar las instituciones donde se encuentra el productor y trabajar en su realidad y garantizar a los campesinos una mejor calidad de vida.

¿Qué recomendaciones le haría a los agroforestales en América para facilitar el establecimiento de los sistemas agroforestales en América Latina?

En general la mayoría de los técnicos que trabajamos en el uso y manejo de los recursos naturales, siempre queremos integrar el componente arbóreo dentro de las fincas. Pero son los productores los que finalmente toman la decisión. Aquí es donde tenemos que tener mucho cuidado, porque los agricultores tienen que interiorizar esa idea, ya que ellos actúan de acuerdo con su experiencia,! haciendo las cosas!, lo cual es diferente a la lógica que manejan los técnicos. Por ejemplo, dentro de las actividades que se desarrollaron dentro de la Red Agroforestal en Colombia, se destaco la experiencia de un productor que manejaba su sistema agroforestal en forma empírica; para él era más importante el maderable que el café, ya que le generaba mayores ingresos. El campesino dejo la regeneración natural por 10 a 20 años, sabia que tenia un gran capital invertido y poco a poco fue cuidando su sistema Café/Maderable (Tabebuia rosea), sin ayuda de técnicos, sin modelos, ni espaciamientos fijos. El agricultor se convenció así mismo y probablemente penso: si cuido esto mi familia y yo vamos a tener una mejor vida por mucho tiempo.

Su forma de actuar sirvió de factor multiplicador a sus vecinos quienes iniciaron en sus fincas manejos similares. Sin embargo, he conocido proyectos preparados desde el escritorio que son pura teoría que el campesino no entiende ni conoce. Yo mismo he cometido el error de hablarle al campesino con términos académicos, con mi consiguiente frustración. Para un adecuado proceso de desarrollo de los SAF en sus fincas, se deben buscar primero los núcleos que acepten incorporar estos tipos de sistemas. Posteriormente, se debe estudiar el tipo de productor (población meta). Si los productores tienen recursos suficientes hay muchas posibilidades de desarrollar diversas alternativas. Pero cuando se trabaja con productores de escasos recursos, hay muchas dificultades para implementar los SAF. Generalmente los suelos de sus fincas son poco fértiles, su productividad es muy baja, no poseen titulo de propiedad. Estos factores hacen que no sean sujetos de crédito y el campesino pierde credibilidad en los programas. La situación del país ha estimulado la escasa utilización de los créditos para reforestar incluyendo los SAF. Una forma de facilitar la promoción y el establecimiento de los SAF es utilizando las Redes existentes en América Latina así como los módulos educativos elaborados por instituciones internacionales (CATIE, ICRAF) y nacionales. Es indispensable utilizar los servicios especializados de extensión disponibles en cada país y región.



INDICE